Connect with us

Noticias de Cuba

Superior de los jesuitas en Cuba explica razones por las que fue obligado a abandonar el país

El sacerdote David Pantaleón Foto © YouTube/Screenshot El sacerdote dominicano David Pantaleón, quien fungía como superior de los Jesuitas en Cuba hasta su reciente expulsión de la isla, explicó que su salida forzada estuvo motivada sobre todo por acompañar a las familias de los presos políticos del 11J, unido a una postura crítica frente al gobierno

Published

on

El sacerdote David Pantaleón Foto © YouTube/Screenshot El sacerdote dominicano David Pantaleón, quien fungía como superior de los Jesuitas en Cuba hasta su reciente expulsión de la isla, explicó que su salida forzada estuvo motivada sobre todo por acompañar a las familias de los presos políticos del 11J, unido a una postura crítica frente al gobierno y a la voluntad de favorecer la libertad de expresión en el país. 

“Nos interpelaban diciendo que la Iglesia no debería acompañar presos, esa fue una de las razones principales”, explicó el sacerdote en entrevista con el programa dominicano de televisión “El despertador”. 

Se trata de un argumento que el religioso refuta subrayando que acompañar presos es algo que “la Iglesia siempre ha hecho en todos los contextos políticos del mundo porque es un mandato evangélico”.  

Pantaleón contó incluso cómo en unas de esas reuniones una religiosa le recordó a los funcionarios partidistas que cuando Fidel y Raúl Castro estuvieron presos en la década del 50 del pasado siglo recibieron el apoyo de la Iglesia sin miramiento alguno. 

Pantaleón calificó el 11J como un momento de “madurez ciudadana” que marcó simultáneamente la consolidación de una brecha y una tensión creciente entre algunos religiosos y las autoridades.

Explicó, igualmente, que a la Oficina de Asuntos Religiosos no le solían gustar uno o dos párrafos que acostumbraban a describir la realidad cubana en “Vida Cristiana”, un boletín que con mucho esfuerzo distribuyen en todas las comunidades católicas del país. 

“Normalmente ese párrafo me lo devolvían, siempre me llamaban para corregirme, para preguntarme por qué yo tenía esa visión del país”, declaró el jesuita, quien explica que le señalaban que sus “posiciones muy críticas le estaban haciendo el juego al imperialismo y al enemigo”.

Interrogado sobre el futuro del régimen, el sacerdote admitió que es difícil hacer predicciones.

“Es difícil de predecir, pero estas son señales de debilidad, cuando el único recurso que te queda es expulsar a alguien, encarcelar a alguien, cuando se usa mucho el recurso de la violencia para mantenerse, están mostrando una gran debilidad”, respondió.

Al ser preguntado sobre la actual situación en la isla, la describió como la peor en las últimas seis décadas. 

“La situación en el presente la describimos como la peor en los últimos 60 años, en términos de accesibilidad a las cosas más elementales”, dijo David Pantaleón, y citó el ejemplo del pan y de colas larguísimas para comprar las cosas elementales. 

El Gobierno cubano forzó la salida del superior de la Compañía de Jesús en la isla al no renovarle el permiso de residencia para extranjeros de 2020 a 2021. A pesar de ello, el padre decidió permanecer en el país de forma ilegal. 

El Miércoles Santo de este año le aludieron a las razones citadas y le dijeron claramente que no podía prolongar su estancia en el país. 

Cuestionado sobre la posibilidad de que las autoridades cubanas puedan revertir la decisión que tomaron de no prorrogarle el permiso de residencia, dijo que lo duda mucho porque “no suele ser la práctica” del gobierno cubano. 

Aclaró que no va a ser designado un nuevo superior de la orden en Cuba porque eso es algo que se decide en el Vaticano y lleva un proceso. La compañía debe encontrar los mecanismos de organizarse internamente hasta que en julio del 2023 sea designado un nuevo superior de la orden en Cuba.

El padre David Pantaleón, que vivió durante cinco años y cinco meses en Cuba, se había posicionado políticamente en contadas ocasiones. La más destacada fue cuando pidió a las autoridades, junto a otros religiosos, que se permitiera llevar ayuda a los activistas del Movimiento San Isidro (MSI) cuando estaban en huelga de hambre a finales de 2020. La petición fue denegada. 

Varias personas de la Iglesia católica han expresado su pesar por la marcha del superior de los Jesuitas, entre ellas Ariagna Brito Rodríguez, de las Hermanas de la Caridad del Cardenal Sancha.

La Compañía de Jesús es una de las mayores organizaciones de la Iglesia católica en Cuba. Opera parroquias y centros educativos y cuenta con unos 300 trabajadores en todo el país. 

Click to comment