Multas de más de 10 mil pesos a restaurantes en La Habana por “acaparamiento” y otras infracciones

Cerveza “acaparada” y pizzas con peso menor que el establecido Foto © Tribuna de La Habana Las autoridades de La Habana impusieron este jueves elevadas multas, incluso superiores a los 10,000 pesos, a personal de restaurantes capitalinos que infringieron varias normas tras la reapertura de los establecimientos hace dos semanas.

Las infracciones salieron a la luz tras una inspección a centros de comercio, gastronomía y servicios en la ciudad, tanto estatales como privados.

Uno de los restaurantes sancionados fue la pizzería Buona Sera, ubicada en la céntrica calle 23, en el Vedado. Allí identificaron violaciones en el peso de las pizzas, que, de 340 gramos que debían tener de acuerdo con la norma, se vendían con un peso de 210, 215 o 220 gramos, comentó a la prensa oficialista Orestes Yanes Mestre, coordinador de Programas del Gobierno en la capital que atiende la actividad de fiscalización y control.

Tales violaciones reciben medidas administrativas y también son multadas con el Decreto 30, que establece sumas superiores a los 8,000 y 10,000 pesos para los responsables.

En otro restaurante, El Mandarín, hubo trasgresiones como la introducción de mercancía no certificada por las autoridades sanitarias, además de violaciones en las normas del camarón grillé, que, de 174 gramos como norma, se estaba sirviendo 110 y 115 gramos, precisó Tribuna de La Habana.

Asimismo, la inspección comprobó el acaparamiento de mercancía (cerveza dispensada), la cual fue hallada en taquillas y mochilas de trabajadores. Se encontraron pomos de un litro y medio lleno de la bebida, una cantidad “superior a la que se puede considerar para consumo personal”.

“Se hallaron 10, 15 pomos, incluso en una taquilla había más de 24, lo que sin dudas muestra la especulación con un producto que el Estado pone a disposición de la población”, condenó el diario.

Según la nota, a todos los responsables se les aplicó el Decreto 30 del 2021, con multas de entre 8,000-10,000 pesos, mientras que a los administrativos se les impusieron multas de hasta 15,000 pesos, por no ejercer “el control necesario”.

Tras la reapertura de los restaurantes, usuarios cubanos plantearon quejas en redes sociales relacionadas con la calidad de los alimentos y los inflados precios luego de la llamada “tarea ordenamiento”, que fijó el salario mínimo del país en 2,100 pesos.

Con anterioridad, el gobierno de La Habana informó el listado de 533 unidades gastronómicas que volverían a ofrecer servicios paulatinamente desde el 24 de septiembre, entre ellas, Buona Sera y El Mandarín.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *