Noticias de Cuba

Migrantes cubanos con destino a EE.UU. siguen atrapados en pueblo costero de Colombia

Migrantes atrapados en Necoclí, Colombia Foto © Captura de pantallaTwitter/Reuters Miles de migrantes siguen atrapados en el pueblo costero colombiano de Necoclí a la espera de una oportunidad para entrar a Panamá y seguir viaje de frontera en frontera hasta Estados Unidos.

El cuello de botella se ha creado porque los cupos de cruce de la frontera son superados por las nuevas llegadas de migrantes a esa localidad, refieren las autoridades de Colombia en un reporte de este jueves de la agencia Reuters.

“Estamos hoy bajo otra crisis por el represamiento de más de 14.000 migrantes”, aseguró el alcalde de Necoclí Jorge Tobón a la citada agencia.

“Más de mil migrantes diarios y solamente podemos despachar en las embarcaciones a 500”, precisó Tobón.

“De continuar así podríamos tener entre 25.000 y 30.000 personas represadas para final de septiembre”, advirtió el alcalde, quien pidió, además, a los gobiernos de Colombia y Panamá permitir más cruces.

Necoclí, un pequeño pueblo costero del pacífico colombiano, se ha vuelto clave en la ruta de los migrantes hacia su destino en Estados Unidos.

Por allí pasan cada año miles de personas, incluidos decenas de cubanos, para tomar embarcaciones a través del Golfo de Urabá hacia la selva del Tapón del Darién en Panamá, donde redes de tráficos de personas guían a los grupos que llegan hasta esa ruta, considerada una de las más peligrosas del largo camino que emprenden los migrantes a través de varias fronteras desde Suramérica hasta el anhelado país norteamericano.

La oleada de migrantes que se concentra en Necoclí se explica por el levantamiento de los cierres fronterizos decretados por la pandemia de coronavirus.

Esa luz verde llevó a que los ministros de Asuntos Exteriores de Colombia y Panamá acordaran en agosto que, en un principio, podrían cruzar 650 personas al día y que la cuota se reduciría gradualmente a 500.

No obstante, ese límite está siendo doblemente superado por las llegadas diarias de migrantes de Haití y Cuba, entre otros país, quienes han optado por acampar en la playa, mientras esperan un turno para el transporte en barco hacia Panamá, donde los espera la inescrutable y temida selva del Darién.
 

admin
the authoradmin

Leave a Reply